Skip to content

La meta y el objetivo

24 octubre, 2009

DSC00472

Esa mañana de agosto llegamos, junto a dos colegas sociólogos, a Caspi Corral (del Quichua: Corral de palos), Departamento Figueroa, ubicado en el centro norte de la extensa Santiago del Estero. El objetivo a concretar allí, conformar y fortalecer institucionalmente un Consejo Asesor para la región en el marco de un Programa Nacional.
La comisión de Fomento de esa localidad era el lugar elegido para las sucesivas reuniones. El edificio de la misma, se encuentra frente a la ruta provincial que atraviesa la localidad, a su alrededor enmarcaban el paisaje unas cuantas viviendas rancho, emplazadas con palos a modo de cerco, bajamos de la camioneta al pisar el suelo la tierra suelta y pantanosa nos tapaba el calzado, nuestros pasos parecían pesar más.
Saludamos a la gente que nos esperaba en la puerta, eran las 9.30 de la mañana, se presentó el responsable de la Comisión Vecinal de Fomento, Don Luna, un hombre canoso, de sesenta años aproximadamente, nos saludó con una amplia sonrisa, que denotaba alegría y expectativa, al igual que de nuestra parte, mientras nos invitaba a ingresar al lugar.
A nuestro paso, saludamos a las mujeres que nos recibían con dos besos en las mejillas, y amplias sonrisas y mirada a los ojos. Atentos a hacernos sentir cómodos, preguntaban qué necesitaríamos para la reunión- taller, solo resta instalar las computadoras portátiles, respondimos.
La gente llegaba entre saludos, bromas entre ellos, algunas palabras en quichua, que sólo ellos entendían, entre risas de los mismos, parecían nerviosos, por momentos las miradas silenciosas inundaban la sala, hablaban bajo o era la timidez de recién conocernos. Atentos a nuestros preparativos, debíamos esperar para el inicio de la jornada hasta que llegasen los asistentes que faltaban.
El delegado, Juan,  nos comentaba que algunos se movilizaban desde 60 km monte adentro, llegarían en sus motos o bicicletas, recorriendo los polvorientos caminos, a ello sumado la sequedad del suelo, que impide el transito en vehículos por los caminos vecinales.
Luego, Don Luna, encargado de la Comisión de Fomento, nos invitó a recorrer las instalaciones del edificio con mucho orgullo.
El gran un salón blanco destinado a las reuniones, con tres habitaciones, destacaban la comodidad del lugar, diseñado especialmente para reuniones. En el centro del salón un televisor encendido presidía bullicioso la sala, esto es para la gente de aquí que no tiene televisión, dijo don Luna- son pobres, y cuando quieran ellos pueden ver aquí.
Vengan, vengan _nos decía_ mostrando cada una de las habitaciones, la cocina, _ todo esto es para ellos, _ nos comentaba_ .Allí, esta el asador, aquí, se hacen las reuniones los festejos de cumpleaños, de todos los vecinos.
Seguíamos recorriendo habitaciones, admirada, mientras don Luna con su amplia sonrisa nos mostraba orgulloso, su lugar. Esta también el baño instalado con agua corriente, _ nos dijo_.
Lo miraba y escuchaba atentamente, detrás de mi sonrisa, mis ojos brillaban y me llenaban de regocijo, de ver a alguien hacer demasiado con tan poco. En esos momentos, a nuestro intendente se lo acusaba de habernos robado todo. Mientras don Luna nos decía: ¡Y todo esto con cinco mil pesos al mes!
Mientras tanto, en la cocina las mujeres preparaban el desayuno para los asistentes, hacia frío, y necesitábamos tomar algo que nos energice, al mismo tiempo serviría para distender el encuentro, colocaron la mesas con las tazas repletas de mate cocido, sabía  incomparablemente rico, lo sorbíamos y nos miramos sin poder hablar, gozosos. Tenía el sabor  del monte, quizas el agua, el bien mas escaso y valioso, le aportaban un sabor sui generis, imposible de reproducir en la ciudad.
En cada reunión nos esperaban los desayunos que nadie quería perderse, a cambio de nosotros llevar las facturas para compartir . Ademas, de convidarnos con  ricos almuerzos con asados, y empanadas que nos reservaban como sorpresa, al final de cada jornada,  amenizando la reunión con sus chistes en quichua, su otra lengua.

Luego de esta experiencia,  me abstengo de otra reflexión sociológica, y simplemente como ejercicio de reflexión sobre nuestra  práctica, que es intersubjetiva e intrasubjetiva, repienso  sobre las efímeras “redes sociales”,  y este espacio es más que ello, no sólo desde su infraestructura, sino desde lo simbólico, aquí construyen día a día un lugar, pero para encontrarse, orgullosos de su identidad y para planificar lo que quieren ser y hacer,  aqui en el departamento más pobre de la provincia.

Por eso mismo, cuando nuestro compañero, el brillante Carlos Petrucci, presentó los pasos de la planificación, se pudo notar la dificultad que tenían los asistentes, para  distinguir la meta y el objetivo. ¿Cual era la secuencia en las etapas de la planificación? ¡Qué contradicción, para nosotros desde nuestros aprendizajes formales!.

Entonces, repensamos en el camino de regreso,  no importa que supieran  la secuencia temporal desde nuestros  paradigmas formales . Todo lo hacen  a la vez, la meta y objetivo. En los tiempos de la urgencia sin olvidar lo importante. ¡Vaya si cumplen la meta y el objetivo.

Creo por todo esto,  desde que regresé de Caspi Corral, comencé a gestar, hoy día de la madre, un sueño,  una meta, un objetivo. Espero que el tiempo y el camino me encuentren trabajando por Caspi Corral junto a los que quieran sumarse, desde ya hay una red de soñadores que nos está esperando.

DSC00481

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: