Skip to content

La silla

6 octubre, 2009

Él, sentado en su silla a la vera de la ruta

Contempla espejismos rutinarios

Al paso de veloces automóviles

Se muda anhelante de caminos nuevos

Hilvana infinitos destinos

Lo miro, estrellando mis ojos con el sol

Y quedo allí detenida,

Sentada en su silla, a cambio; de un viaje fascinante.

Sólo le digo: no te subas a mi viaje,

pues no es mi andar.

Viajo, pero en una silla inmóvil

Y como tú, a la velocidad de la luz.

Anuncios
One Comment leave one →
  1. 26 noviembre, 2009 10:13

    Me gustó ! ! ! … mmm, sí. Muy lindo! … hermosa música… saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: