Skip to content

Sobre las interacciones virtuales-

27 marzo, 2009

Reproduzco este trabajo que aporta una mirada  sociológica interesante, de las controvertidas opiniones respecto a las redes sociales-

Luis Gómez Encinas

Pretendo con este conciso artículo acercarme a una serie de cuestiones relacionadas conlas interacciones virtuales. Me centraré en el IRC, los comúnmente llamados chats, para a partir de una crítica a ciertos posicionamientos analíticos, expresar la necesidad de indagar en esa faceta del ciberespacio desde el punto de vista de las relaciones sociales.

Nuevas relaciones sociales, que acontecen en un espacio nuevo, y que por tanto sedesarrollan bajo reglas y motivaciones que desbordan los viejos esquemas de observación. Lo insólito de estas interacciones que saltan por encima de las fronteras físicas no debehacernos incurrir en el error de estudiarlas como un fenómeno alegórico o simbólico. De hecho, “esta especie de mundo paralelo, virtual, no está aislado del mundo material, por más que hace unos años tuviera gran circulación en las redes un Manifiesto proclamando la independencia del Ciberespacio. Lo constituyen las personas reales; no anula sus otros vínculos sociales y, además, les permite establecer otros nuevos. El gran éxito de la Redes precisamente ese, la ampliación de las relaciones sociales.” (Aguirre Romero, 2001) Ese inicial “aislamiento” del territorio virtual respecto al “mundo material” se ha ido superando y ya prácticamente nadie aborda el tema desde esa perspectiva.

 Sin embargo, entre la comunidad científica parece que todavía no se ha logrado aceptar plenamente que el ciberespacio es en realidad un nuevo espacio social, o dicho de otra manera, algo análogo —aunque con variaciones— al espacio social ordinario (Gómez Encinas, 2002a).

 Esta circunstancia nos compele a analizar la Red, desde la sociología, sin acudir a abstracciones sino“como un elaborado dispositivo de interacción social puesto en manos de una determinada sociedad. Un dispositivo de interacción de una complejidad y potencia inéditas, incomparablemente mayores que las de cualquier otro dispositivo de interacción previamente conocido. (Navarro, 1997).

Estas aproximaciones a lo desconocido parecen aún no haber atravesado por esa fase de, siguiendo a Weber, “desencantamiento”, ya que las interacciones virtuales no son ni ficción, ni imitación ni falsificación. Al menos, no hay más fingimiento del que podemos encontrar en el resto de los espacios sociales, puesto que en última instancia todos y cada uno de nosotros somos artefactos culturales (Geertz, 1987).

Conviene, pues, recordar que cuando se habla de interacciones virtuales aludimos sencillamente a “interacciones entre agentes que no actúan ni se controlan mutuamente en presencia inmediata los unos de los otros, sino que se relacionan de manera indirecta,intermediada por algún dispositivo artificial de interacción.” (Navarro, 1997 ).

Conocidos los mecanismos de funcionamiento, valorando en conjunto los aspectos positivos y negativos, ¿seguiremos diciendo que lo intangible no es más que un simulacro de lo tangible? Quizás además de teorizar debamos sumergirnos y escarbar hasta dar con las respuestas, incluso a riesgo de que éstas hagan tambalear nuestros andamios epistemológicos. 

Esto entraña un cambio radical en la topología del espacio social, tal y como ha existido hasta el momento.” (Navarro, 1997). Aparte de la potencial extensibilidad a través de las redes telemáticas, uno de los aspectos diferenciadores más llamativos de la interacción virtual es la imposibilidad del contacto físico entre los agentes. Hablo de contacto físico en el sentido más holgado de la expresión, no sólo a la parcela sexual, ni tan siquiera erótica. Según el momento y la persona, se trata de “estrecharse la mano, darse unas palmadas en el brazo o en el hombro, hacer cosquillas, besar, acariciar, abrazar… En fin, cualquier manera de tocar afectuosamente.” (Silveira,2003).

 Tocarse libera endorfinas y favorece el relax. Psicológicamente, incrementa la seguridad y la autoestima.Lo relevante es que estas interacciones físicas, en apariencia tan sencillas y evidentes, resultan cada vez más escasas. Aunque a primera vista parezca exagerado, se ha empezado ya a hablar de “epidemia de aislamiento” (Gómez Encinas, 2001). La paradoja verdaderamente asombrosa es que, en el marco de la Sociedad Telemática y la Urbe Global (Baigorri, 2001), caracterizada entre otras cosas por su extraordinariaconectividad, la interacción física inmediata se vuelve cada vez más infrecuente al tiempo que se consolida una nueva forma de relación social: la interacción virtual.

Preguntada sobre este asunto, una asidua cibernauta me contestó que “no sólo un abrazo y una caricia liberan endorfinas”, y añadió que “una palabra o un trato amable también son beneficiosos, lo mismo que sentirse escuchado”. Seguramente una de las distinciones cruciales a las que, finalmente, debamos prestar atención sea, respecto al ciberespacio, la que separa a los “visitantes” de los “habitantes” (Gómez Encinas, 2002a).

Los tipos de interacciones sociales que llevan acabo unos y otros difieren lo suficiente como para que nos detengamos a realizar un análisis más pausado y complejo, evitando dar por correctas las conclusiones obtenidas de buenas a primeras desde lugares aledaños.

 

 

 

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: